MI SEGUNDA EXPERIENCIA CON LINFOMA HODGKIN

Ya te había contado en un artículo anterior como fue mi proceso inicial. Aquí te relataré MI SEGUNDA EXPERIENCIA CON LINFOMA HODGKIN. Esta es la historia de mi recaída.

La primera vez que entré en remisión fue en el año 2015, la verdad es que tuve una respuesta excelente al tratamiento y todo se dio de forma favorable para ello.

Estuve limpia por 5 años y en todo ese tiempo traté otros temas relacionados también con la salud como por ejemplo mi reemplazo de cadera, además de recuperar fuerzas y un ritmo de vida nuevo de acuerdo a mis condiciones físicas.

La crisis venezolana arreciaba y, como todos, debía buscar la manera de subsistir, producir para comer y mantenerme. Esto me llevó rápidamente de regreso a un ritmo de vida poco saludable, lleno de estrés y angustia.

Esa misma situación tampoco me permitió realizarme los controles médicos necesarios posteriores, el alto costo lo hacía prácticamente un sueño. Y así me pasaron los años sumergida en la rutina.

Para finales del año 2018 comencé a tener ciertos síntomas pero, con honestidad, yo no quise enfocarme en eso y solo decía “esto debe ser estrés”.

Seguía pasando el tiempo y ya las sospechas eran más latentes. Sudoración nocturna que se hacían cada vez más fuertes y esa sensación de inestabilidad en el cuerpo que se diferencia claramente de la fatiga.

En medio de toda esa situación me tocó tomar la decisión de emigrar. Esto también te lo cuento en otro artículo de TODO EMIGRANTE

Ya fuera de mi País, unos cuantos meses después tuve la oportunidad de hacerme el primer control médico; ese resultado tardó bastante.

A esas alturas los síntomas estaban mucho más agudos, la sudoración nocturna era excesiva, tos seca recurrente, fatiga, somnolencia y desarrollé una barriga inmensa en unos pocos meses.

Llegó el resultado, en ellos se reflejó 7 tumores nuevos (2 en el tórax y  5 en el abdomen y pelvis) uno de estos últimos el más grande.  De acuerdo al protocolo se debía realizar biopsia, tanto de los tumores como de la médula ósea, sin embargo todo indicaba que se trataba de recaída de Linfoma.

De una vez me hablaron de un trasplante de médula a futuro y esto a mí me dejo muy timbrada, tan solo con escuchar la palabra trasplante ya para mí era alarmante y era sinónimo de que las cosas estaban graves, además de pensar que me tocaría pasar por ese proceso en medio de una pandemia y con un proceso migratorio difícil que apenas estaba comenzando.

Fui llamada rápidamente para la biopsia, al parecer aquello estaba creciendo de forma agresiva y había que actuar rápido.

La biopsia fue realizada por laparoscopia y la de médula una punción lumbar, en poco tiempo se confirmó el diagnóstico de recaída con Linfoma. Afortunadamente la médula estaba limpia e inmediatamente se me planteó tratamiento con protocolo ICE  el cual, cada ciclo es de 3 días seguidos de quimioterapia cada 21 días.

Biopsia

Recibí 5 ciclos (15 dosis de quimioterapia), tan solo en el primer ciclo perdí el cabello de manera agresiva lo cual me esperaba mucho más adelante. 

Caída de cabello

Tuve síntomas comunes del tratamiento

  • Mucho cansancio
  • Taquicardia
  • Náuseas
  • Dolores de cabeza
  • Aturdimiento
  • Cambios de humor
  • Nubosidad en la vista
  • Muy aletargada
  • Prurito en todo el cuerpo
  • Episodios de pérdida de memoria
  • Desorientación.

También comencé a desarrollar una Neuropatía Periférica, de ello te contaré en otro artículo.

Hubo retraso en algunos ciclos a causa de las defensas muy bajas a pesar de inyectarme posterior a cada ciclo, en estos casos me ayudé con la naturaleza. Consumí mucho Tuno Indio y Pitahaya, dos frutas maravillosas con abundante bondades para el sistema inmunológico. Los médicos solo me pedían descanso y yo me ayudaba consumiendo estas frutas para poder retomar el tratamiento y que no se retrasara más.

Tuno Indio y Pitahaya

Absolutamente todos los ciclos me pegaron muchísimo en el estómago, tanto por dolores como para la ida al baño, para esto ingería papaya, también conocida como Lechosa, en trozos y bien fría.

En cuanto a los síntomas no físicos tuve

  • Intolerancia al contacto público o con las personas
  • Agobio incluso al teléfono o redes sociales
  • Depresión
  • Miedos
  • Incertidumbre
  • Montaña Rusa de emociones
  • Ganas de rendirme y no querer seguir adelante

Una vez culminado el 5to ciclo del protocolo ICE, la última imagen de PET-TAC  mostraba aun mucha actividad tumoral, esto se traducía en que el Linfoma realmente me estaba sacando los dientes.

El médico me comenta de un medicamento que se encontraba en fase experimental pero que hasta la fecha se habían obtenido muy buenos resultados, se trataba de una combinación de quimioterapia con inmunoterapia. Yo la verdad no tenía nada que perder pero si mucho por ganar, así que accedí a recibir el tratamiento y después de haber sido aprobado por junta médica ahí estaba yo recibiéndolo.

Recibí 8 ciclos con este medicamento, la respuesta fue favorable y me proponen ya el trasplante de médula. A pesar de que sería trasplantada con una respuesta parcial, para ese momento ya el medicamento había hecho su trabajo y ese era el siguiente paso para asegurar la limpieza que había logrado con ello.

Lo del trasplante te lo cuento luego en TRASPLANTE DE MÉDULA ÓSEA sin embargo te puedo decir que el efecto de este medicamento es más dirigido; es decir, la quimioterapia mata células cancerígenas y sanas también, la inmunoterapia mata solo las cancerígenas.

Los síntomas fueron muy locos, me daban siempre una semana después de recibir el ciclo.

  • Fatiga
  • Cansancio
  • Excesivo bello y cabello, pero disparejo
  • Acné
  • Prurito en todo el cuerpo, cara, orejas.
  • Irritación de las mucosas (Vagina, ano, ojos)
  • Neuropatía periférica
  • Desorientación
  • Perdida de la memoria
  • Nauseas
  • Vómitos
  • Mareo

Las recomendaciones que puedo darte básicamente son las mismas que te comenté en el post de mi PRIMERA EXPERIENCIA CON LINFOMA HODGKIN, sin embargo hago hincapié en evitar la exposición al sol y buscar apoyo psicológico, tanto para el paciente como el familiar. Los demás cuidados quizás estén trillados o sobre entendidos pero si es verdad que a lo emocional muy poco se le toma en cuenta y es completamente crucial en este tipo de procesos.

Te serviría de mucho mantener contacto con personas que hayan vivido una experiencia similar e intercambiar ideas o anécdotas.

A través de este espacio puedes preguntarme lo que desees, aclararé tus dudas a fin de retroalimentar a la comunidad y si quieres ver más fotos de mi proceso, te invito a seguirme en las redes sociales 

Me encantaría leer tus comentarios…

COMPARTE

Hecmyr La Rosa

Ayudo a otras personas a través de mis vivencias. El objetivo es que consigas en mis relatos herramientas suficientes que te permitan dar un paso más y entender que todo es parte de nuestra experiencia humana.

DONACIÓN

Si te gusta el contenido y lo encuentras útil, considera hacer una donación en PayPal que me ayudará a mantener este espacio ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al rellenar el formulario estás dando el consentimiento expreso al tratamiento de tus datos (guardar tu comentario y datos del formulario en el blog) conforme al Reglamento General  de Protección de Datos (RGPD).

El responsable de este sitio web es Hecmyr La Rosa, cuya finalidad es brindar información basada en experiencias de vida que puedan servirte de apoyo, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario.

El destinatario de tus datos es GoDaddy Operating Company, LLC (el hosting de esta web, con domicilio en EE. UU y participa en el marco Privacy Shield entre la UE y los EE. UU.) podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos(ver la política de privacidad)