MI PRIMERA EXPERIENCIA CON LINFOMA HODGKIN

Se llama mi primera experiencia con Linfoma Hodgkin porque años después tuve una recaída, pero eso te lo cuento más adelante, vamos con el principio.

En febrero del año 2015 comencé tratamiento, les cuento que el diagnóstico coincidió con mi despido laboral y una ruptura amorosa de 9 años. Es una etapa que, de por sí, asumes pensamientos catastróficos, con estos agregados aún más; irónicamente yo me impulsé en la rabia que sentía, el dolor y la impotencia, porque sí, es verdad, te preguntas por qué a mí? Que hice mal para recibir este castigo? Será que fui muy mala? Es imposible detenerte y observar que no se trata de un castigo, que la razón no es que hayas sido mala(o) y mucho menos que la causa sea un por qué, sino más bien un para qué.

recibiendo quimioterapia
Recibiendo quimioterapia N° 5

El plan inicial fue recibir el esquema llamado ABVD, 8 ciclos, cada uno comprendía una sesión de quimio cada 15 días, es decir recibiría un total de 16 sesiones de quimioterapia y posterior a las imágenes control, definiría si continuaba o no.

Recuerdo que mi hermano anotaba en una pizarra el plan de tratamiento a modo control y darme ánimo también, con una frase hermosa de su inspiración que se leía

“¡CADA DÍA ES UNA OPORTUNIDAD, AGRADÉCELO, DISFRÚTALO CON PLENITUD; LUCHA Y NO CAIGAS!”

Plan de tratamiento y mensajes de ánimo
Plan de tratamiento y mensajes de ánimo

Cada vez que terminaba un ciclo acudía a consulta, a lo largo del proceso tiendes a desarrollar otras posibles patologías o reacciones que te obligan a recurrir a otros especialistas, esto se debe a que las defensas del cuerpo están afectadas y es fácil contraer infecciones, entre otras. Por eso es tan importante protegerse con el uso de la mascarilla.

En mi caso tuve reacciones en la piel, insuficiencia respiratoria, Bartolinitis (es la Inflamación de la glándula de Bartolino ubicada dentro de la vagina), uñas manchadas, latigazos en el cuerpo, Inflamación de cara, manos y pies, pérdida de la memoria, desorientación, náuseas, vómitos, fatiga, cansancio, somnolencia, pérdida del apetito, gastritis medicamentosa , pérdida de cabello, dolores de cabeza, aturdimiento, fotofobia, estreñimiento, hemorroides, colon infamado, erupción en la piel acentuada en la cabeza, brazos, espalda orejas, senos y axilas, mareos  y quizás algunas otras que ahora mismo no recuerdo.

Tras cada ciclo debía inyectarme en la barriga por 5 días consecutivos un medicamento que es para ayudar a subir las defensas del cuerpo, en dosis de una diaria.

De las sensaciones más emblemáticas y que realmente no le he escuchado a otros pacientes oncológicos fueron:

De las sensaciones más emblemáticas y que realmente no le he escuchado a otros pacientes oncológicos fueron:

  1. En la primera dosis de quimioterapia sentí mucha euforia, quería saltar, sentía como si me saliera fuego por la boca, muy sedienta, con cansancio y sueño pero sin poder dormir.
  2. Los familiares que acompañan a sus pacientes de cerca durante el tratamiento, inhalan los gases tóxicos que se desprenden e incluso que el mismo paciente suda y en casa desechan por la orina, a consecuencia de esto tienden a presentar ciertos malestares y somnolencia también en los días posteriores al tratamiento.
  3. Todo me sabía extremadamente dulce, hasta el agua.
  4. Los ojo nublados como si en el ambiente hubiera una neblina densa permanentemente. 

Cuando recibí el ciclo 6, en la consulta la doctora me dio la gran noticia que ya no recibiría más tratamiento, ya estaba limpia y me daría la remisión. Mayor alegría tuve, dos ciclos menos, 4 quimioterapias menos. Lo que duró en mi cuerpo 6 años por descubrir, salió de mi cuerpo en 1.

Es importante

  1. Beber mucha agua.
  2. Buscar ayuda psicológica y nutricional.
  3. No tener exposición directa al sol y calor de la cocina. 
  4. Descansar todo lo que pida el cuerpo y más.
  5. Exponer a tu médico TODAS las reacciones que vas teniendo a lo largo del tratamiento, incluyendo lo emocional.
  6. Recurrir a alternativas naturales que puedan hacerte el camino mas llevadero, por ejemplo: comer papaya fresca para el estómago, agua de coco, infusiones, entre otras.
  7. Mantener una comunicación abierta y constante con tus familiares y amigos, ellos son tan pacientes como tú.

Si quieres ver más fotos de mi proceso, te invito a seguirme en las redes sociales 

Me encantaría leer tus comentarios…

COMPARTE

Hecmyr La Rosa

Ayudo a otras personas a través de mis vivencias. El objetivo es que consigas en mis relatos herramientas suficientes que te permitan dar un paso más y entender que todo es parte de nuestra experiencia humana.


Instagram


Facebook-f

DONACIÓN

Si te gusta el contenido y lo encuentras útil, considera hacer una donación en PayPal que me ayudará a mantener este espacio ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al rellenar el formulario estás dando el consentimiento expreso al tratamiento de tus datos (guardar tu comentario y datos del formulario en el blog) conforme al Reglamento General  de Protección de Datos (RGPD).

El responsable de este sitio web es Hecmyr La Rosa, cuya finalidad es brindar información basada en experiencias de vida que puedan servirte de apoyo, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario.

El destinatario de tus datos es GoDaddy Operating Company, LLC (el hosting de esta web, con domicilio en EE. UU y participa en el marco Privacy Shield entre la UE y los EE. UU.) podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación o supresión de tus datos(ver la política de privacidad)